Bocata de tortilla de chistorra

Un bocata en tu mochila. Gente menuda!!!, aquí llegamos con un bocata delicioso para que nos acompañe en la mochila, esta vez el bocadillo lo rellenamos con una tortilla de chistorra que está buenísima y nos queda un bocadillo muy sabroso…, es hora de hincarle el diente, no perdamos tiempo.

Las litografias que van a ir apareciendo en esta sección corresponden a Pablo Ramírez, recogidos en la obra Imágenes para una renovación : PABLO RAMIREZ y el libro ilustrado en los años 50 – 60.  Un tesoro que ha llegado a mis manos.

Ingredientes: 1 trozo de chistorra, 1 huevo y pan.

Elaboración:  
Batimos el huevo y reservamos.
Cortamos la chistorra en trocitos y los sofreímos a fuego alto en una sartén bien caliente en su propia grasilla.
Retiramos la grasilla, incorporamos el huevo que tenemos batido, vamos apagando el fuego y hacemos la tortilla.
Abrimos el pan,metemos la tortilla y a la mochila.
Ahora sólo queda que llegue el recreo y a disfrutar.

Bocata de bonito, huevo y mahonesa

Un bocata en tu mochila. Escolares mochileros, beneficiarios del recreo, consumidores de libros de texto y extra-escolares, gente menuda en general que pasáis parte de la jornada hincando codos, ha llegado la hora del bocata, así que prepararos para un bocadillo en condiciones que os permita seguir con ese ritmo frenético.
Ingredientes: 1 huevo cocido, 1 lata de bonito, 1 cucharada de mahonesa y pan. (para los más mayores sugiero unas gotitas de tabasco) Elaboración:
Pelamos el huevo, lo cortamos en trocitos y lo incorporamos en un bol.
Retiramos el aceite del bonito, lo mezclamos con el huevo, aplastamos con el tenedor y por último ya echamos la mahonesa (si os apetece el toque de Tabasco, éste es el momento de echar unas gotitas).
Mezclamos bien, abrimos el pan y untamos. A la mochila!!!
Si untamos la crema o rellenamos unos volovanes con esta crema, tenemos unos aperitivos estupendos.

Bizcocho de queso y naranja

Bizcocho de queso. Un bizcocho perfecto para el desayuno de toda la familia, especial para empezar la semana, muy esponjoso y con un suave aroma de naranja que no es que salgas a la calle por la mañana tirando cohetes, pero anima mucho llevarse ese regusto en el paladar para enfrentarse a las tareas de obligado cumplimiento.
Es tan fácil hacerlo como comerlo, pero empecemos por el principio, nos ponemos el delantal, preparamos los ingredientes, precalentamos el horno y empezamos.

INGREDIENTES: 200g de mantequilla en pomada, 200g de queso en crema (tipo Philadelphia), 1/2 naranja (la ralladura y el zumo), 300 g de azúcar, 3 huevos, 250 g de harina de repostería, 1 sobre de levadura (tipo Royal) y azúcar glass para espolvorear.

ELABORACION:
Precalentamos el horno a 180º ( calor abajo y arriba).
Batimos bien las claras a punto de nieve y reservamos.
En un bol mezclamos la mantequilla con el azúcar.
Añadimos el queso y las yemas y mezclamos todo bien.
Incorporamos la ralladura de la naranja, el zumo y removemos bien de nuevo.
Echamos la harina con la levadura y nos podemos ayudar con la batidora para que todo quede bien incorporado.
Por último mezclamos toda la masa con las claras que tenemos reservada con movimientos envolventes, ayudándonos de una cuchara o muy suavemente para conseguir que nos quede un bizcocho bien esponjoso.
Echamos la masa a un molde untado con aceite o mantequilla y al horno.
Durante 40 minutos y a 180º horneamos.
Transcurrido el tiempo comprobamos pinchando con un palito de madera si está bien cocido.
Si nos sale limpio, lo sacamos y dejamos el molde fuera unos 5 minutos antes de desmoldar.
Si sale untado de la masa, dejamos otros 5 minutos y volvemos a hacer la prueba infalible del palito.
Os comento esto, porque ha habido veces que con 40 minutos el bizcocho ya estaba y otras veces he tenido que dejarlo hasta 50 minutos.  Así que merece la pena pincharlo para conseguir que nos quede perfecto.
Espero que os guste..

Guisantes con jamón y huevo poché

Guisantes con jamón. Una de las joyas de la huerta son las perlas verdes que las encontramos resguardadas dentro de una vaina y cuando las abrimos las dejamos caer en un bol y van tomando el nombre de guisantes …, en casa nos encanta cuando llega la temporada ir desgranándolas, es una tarea muy fácil que siempre la realizamos muy cómodamente sentada en el sofá mientras vemos la tele o estamos de charleta y las perlitas van cayendo en el cazo y enseguida como vais a ver a la cazuela, para prepararnos con ellas un plato delicioso.
Aquí ya tenemos los guisantes con ganas, el delantal puesto, los ingredientes preparados, así que empezamos.

Ingredientes (para 4 raciones): 400 g de guisantes (100 g por ración), 4 huevos (1 por ración), 80 g de picadillo de jamón, 2 cebolletas, agua (para cocer los guisantes), sal, pimienta y 1 chorrete de aceite de oliva.

ELABORACION

Desgranamos los guisantes
En una cazuela ponemos agua a calentar.
Cuando rompe a hervir echamos los guisantes, sazonamos y los dejamos cocer durante unos 5 minutos.
Probamos y si aún están duritos, puedes dejarlos 1 ó 2 minutos mas.
Retiramos la cazuela y los escurrimos pasando por agua fría para cortar la cocción y además así se quedan con un color precioso.
Guardamos 1/2 vasito del agua de cocción y reservamos.

Sofreímos la cebolla
Cortamos bien picadita la cebolla y la echamos a una sartén bien caliente con un chorrete de aceite.
Bajamos a temperatura media-baja y rehogamos.
Salpimentamos y dejamos que se haga poco a poco durante 12 0 15 minutos.
Cuando esté blandita sacamos y reservamos.

Preparamos el huevo poché
Cortamos un trozo de film transparente, lo introducimos dentro de un vasito y dejamos las cuatro puntas fuera.
Echamos unas gotitas de aceite y untamos bien todas las paredes del film para que luego cuando esté hecho, nos salga el huevo fácilmente.
Echamos el huevo dentro y con las cuatro puntas hacemos un nudo, seguido empezamos a girar el paquetito para que vaya saliendo el aire.
Hacemos una especie de cordel con el papel film y lo atamos.
Calentamos un cazo y cuando rompa a hervir, echamos los paquetitos (tienen que quedar cubiertos) y contamos cinco minutos de reloj.
Sacamos los huevos y retiramos el papel film. Reservamos.

Vamos acabando y emplatamos
En una sartén echamos una cucharada de aceite y media de harina a fuego medio alto.
Mezclamos bien y vamos añadiendo poco a poco el agua de la cocción que tenemos reservada, removiendo continuamente.
Añadimos la cebolla y los guisantes.
Salteamos el picadito de jamón, movemos la sartén y según estén los guisantes calientes, sacamos.
Dejamos reposar unos minutos y emplatamos.
A cada plato le colocamos el huevo poché que salpimentamos.
Está delicioso, espero que os guste.

Hamburguesas de espinacas, jamón y queso

Hamburguesas de espinacas.  Unas hamburguesas deliciosas que os sugiero para la cena, aunque como anoche me sobraron aquí me traigo en el tupper un par de ellas con una buena ensalada, la receta es bien sencilla: la fuerza la aportan las espinacas (espero no tener que recordar cómo se ponía Popeye con ellas), la untuosidad viene del queso, en nuestro caso un Brie que andaba por ahí y la lujuria nos la añade al jamón, una de las más gustosas partes de los parientes de nuestro amigo Porky y … That’s all folks!!!.

INGREDIENTES (8 hamburguesas): 80g de espinacas, 120g de jamón york, 100g de queso Brie y para hacer la rebocina: 60g de harina, 2 huevos, 1/2 cuchararadita de sal, pimienta y 1/2 sobre de levadura (tipoRoyal).  Freímos con aceite de oliva.Preparamos la mezcla
Ponemos en una cazuela agua a calentar con sal.
Cuando rompa a hervir, echamos las espinacas y las dejamos 2 minutos.
Sácamos, las pasamos por agua fría a y las escurrimos bien.
Cortamos las espinacas, el jamón, el queso y lo mezclamos en un bol.
Reservamos.

Preparamos el rebozado.
Batimos bien los huevos con la sal, la pimienta, la harina y la levadura. (Si vemos que nos ha quedado muy espeso, podemos añadir un poco de agua).
Reservamos.

A la sartén!!!
Hacemos bolitas con la mezcla que tenemos reservada, las apretamos bien y las posamos sobre el rebozado.
Con cuidado las vamos girando para que se unten bien.
En una sartén bien caliente echamos un chorrete de aceite y a temperatura medio alta freimos las bolitas.
Según las echamos a la sartén las aplastamos con una cuchara y las freímos por ambos lados.
Sacamos sobre papel de cocina para desengrasar y al plato.
Están deliciosas y para los niños es una receta estupenda.

Tortitas de alcachofa

Tortitas de alcachofa. Unas “bofetadas” saladas que se reciben siempre con la boca abierta y que…, cuesta mucho cerrarla por cierto, porque están muy buenas y además invitan a comerlas porque meten mucho ruido …¡Mmmm! ¡Ñam-ñam! ¡Yuuujuu! …¡Guau! esto último, lógicamente corresponde a la mascota de la casa nuestro Idefix, adicto a las recetas caseras y cuando se huele un mordisco sabroso, se planta detras de la cocinera y hasta que hace la cata oficial es imposible intentar que abandone su “puesto de vigía”.
Ideales para un picoteo, … como entremés,… a los niños les encanta! así que os sugiero que probéis esta receta para sus cenas, en este caso podéis hacer un picadito de pavo o jamón york y saltearlo sobre las tortitas al servirlo.

INGREDIENTES (por cada alcachofa nos salen 4 tortitas): 6 alcachofas, 1 limón y agua.
Para preparar la rebobina: 1 huevo, ½ cucharadita de sal, 30 g de harina, 1/2 sobre de levadura Royal y para freír: aceite de oliva virgen extra.
ELABORACION:
Ponemos a hervir agua con sal y el zumo de 1/2 limón.
Limpiamos las alcachofas, dejando el corazón y las vamos echando hasta que que el agua rompa a hervir.
Comprobamos que estén tiernas, sacamos y escurrimos.
Batimos el huevo en un bol, añadimos poco a poco la harina, la levadura y la sal hasta que quede una pasta ligera. Dejamos reposar unos minutos.
Cortamos las alcachofas en rodajas y las vamos mezclando con la rebocina.
Las freímos en una sartén con el aceite bien caliente.
Sacamos y las vamos dejando sobre papel de cocina para que desengrasen.
Las colocamos en una bandeja y las servimos.
Nos encantan, como os he dicho … y si hay niños probar a hacer un picadillo de jamón o pavo y echárselo sobre las tortillas. Toda una fiesta!!!.

Galletas de zanahoria con almendras

Galletas de zanahoria. Recién salidas del horno dispuestas a aterrizar dentro de la lata de las galletas, un recipiente que más que guardar estos pequeños tesoros dulces sirve para esconderlas de mis boquitas “golosas” …, evitando un saqueo dulce y así las mantengo a cubierto preparadas para disfrutar de ellas alrededor de una buena taza de café … o té.
La receta es facilísima, como en todas, antes de prepararla hay que ponerse el delantal y empezamos.
Ingredientes (25 galletas aproximadamente): 110 g de mantequilla blandita, 115 g de zanahorias picadas, 150 g de azúcar, 1 huevo, 140 g de harina, 1/2 cucharadita de levadura tipo Royal  y 40 g de almendras laminadas.

Elaboración:
Pelamos las zanahorias y las picamos. Reservamos.
Mezclamos la mantequilla hasta que esté cremosa, echamos el huevo y añadimos el azúcar poco a poco hasta que quede todo integrado.
En otro bol mezclamos la harina con la levadura y lo incorporamos a la masa que tenemos reservada.
Añadimos las zanahoria, las almendras y mezclamos bien todo.
Cubrimos con papel film y dejamos en la nevera reposar mínimo 1 hora.
Precalentamos el horno a 180º.
Forramos con papel de horno la bandeja y con una cuchara de postre vamos cogiendo porciones y las vamos dejando sobre la bandeja, separadas (porque las galletas se extienden) y horneamos durante 15 minutos.
Sacamos las galletas, las dejamos enfriar y a disfrutar.
Espero que os gusten.

Croquetas de gambas al ajillo

Croqueta de gambas al ajillo. Me apetece muchísimo volver a este bocadito de toda la vida que tanto nos gusta y además acompañado con otro clásico como las gambas al ajillo, … poner a este dúo en la misma masa ha sido un gran acierto y el resultado unas croquetas impresionantes, … sugiero que probéis estos fritos, …¡os van a encantar! … sólo necesitáis seguir con los pasos que se detallan en la elaboración y que la receta esté destinada a esa gente que queremos mucho y que nos apetece que disfruten en nuestra mesa, así que con cariño y buenos ingredientes, sólo nos queda colocarnos el delantal y empezamos. INGREDIENTES:  500g de gambas (ya peladas), 3 dientes de ajo, 1 cayena picada (opcional), aceite,
1 chorrete de vino blanco, sal y pimienta.
Ingredientes para la bechamel: 1/2 l de leche, 30 g de harina, 30 g de mantequilla, sal, 1 toque de pimienta, pan rallado, 2 huevos y aceite para freír.

Preparamos las gambas al ajillo
Pelamos las gambas y picamos los ajos.  Reservamos.
En una sartén bien caliente echamos un chorrito de aceite y seguido las gambas que tenemos reservadas.
Salpimentamos, incorporamos una cayena picadita (opcional) y sofreímos a fuego alto.
Rehogamos continuamente durante tres minutos, bajamos la temperatura a medio bajo y añadimos los ajitos.
Seguimos removiendo durante dos minutos y echamos un chorrillo de vino blanco.
Dejamos 2 minutos hasta que se evapora el alcohol, retiramos y reservamos.
Esperamos que se atempere y picamos. (a mano o con un robot)

Preparamos la Bechamel

Bechamel tradicional:
Fundimos la mantequilla en una sartén a fuego suave.
Añadimos la harina, removemos bien y dejamos que se cocine durante unos 5 minutos.
Agregamos unas cucharadas del picadillo de las gambas y mezclamos bien para que la harina se impregne de su sabor.
Añadimos la leche poco a poco, manteniendo la bechamel fluida hasta terminarla.
Incorporamos el resto del picadillo, probamos y salpimentamos.
Mezclamos todo bien, sacamos, extendemos la masa en una bandeja y dejamos reposar.
Formamos las croquetas, las pasamos por huevo batido, pan rallado y las freímos en una sartén con abundante aceite caliente.
Las pasamos por papel de cocina y a la mesa.

Bechamel thermomix:
Ponemos el aceite en el vaso y añadimos la mantequilla, programando 3 minutos, a temperatura varoma, velocidad 4.
Añadimos la harina y rehogamos programando 3 minutos, a 100º a velocidad 2.
Incorporamos la leche, la sal, 2 cucharadas del picadillo y mezclamos programando 10 segundos, a velocidad 7.
Volvemos a programar 25 minutos, a 100º y a velocidad 4.
Añadimos el resto del picadillo y revolvemos con la espátula.
Programamos 3 minutos, a 100º y a velocidad 2.
Extendemos la masa en una bandeja y dejamos enfriar.
Formamos las croquetas, las pasamos por huevo batido, pan rallado y freímos en una sartén con abundante aceite caliente.
Las posamos sobre papel de cocina para desengrasar y a la mesa.
Emplatamos

Servimos las croquetas. Un bocado que os va a encantar.

Pastelitos rellenos con chocolate de naranja

Pastelitos con chocolate.  La sorpresa de estos pastelitos es el relleno, un chocolate con naranja que está de toma cazo y sírvete … el aroma y el sabor a naranja nace de su piel, pues en casa para nosotros esta fruta es como el porcino del árbol (todo aprovechable hasta la piel), … en zumo o en gajos en el postre y el resto, nos preparamos con la piel, azúcar y unas bolitas de mantequilla un refrito delicioso que luego trituramos y lo utilizamos para hacer un chocolate, o un bizcocho o una mantequilla a la naranja para untar en las tostadas o … miles de cosas se nos pueden ocurrir y seguro que todas ellas deliciosas.
El secreto del hojaldre es hacerlo o comprar uno a poder ser con mantequilla, luego tener un molde chulo para que los pastelitos sea más bonitos y al horno.
Nos estamos dejando llevar, vamos a empezar haciendo las cosas como deben de hacerse, primero nos vamos a poner el delantal y empezamos.

INGREDIENTES: 1 lámina de hojaldre, 1 huevo, 1 piel de naranja, 5 cucharadas de azúcar, 3 cucharaditas de mantequilla, 1 tableta de chocolate de hacer, 6 cucharadas de agua y azúcar glass para espolvorear.

ELABORACION

Preparamos los hojaldres
Estiramos la lámina de hojaldre, espolvoreamos por la superficie 2 cucharadas de azúcar y pasamos el rodillo para que se impregne bien en la masa.
Con el molde vamos cortando las figuras y las ponemos sobre una bandeja encima de papel para hornear.
Pintamos las figuras con huevo batido.
Con el horno precalentado a 200º, metemos la bandeja sobre 10 minutos.
Sacamos y dejamos que se enfríen un poco.

Preparamos la naranja
En una sartén echamos la piel de una naranja (evitando en todo lo posible la parte blanca), 3 cucharadas de azúcar y mantequilla.
Bajamos la temperatura a fuego muy bajo y dejamos que se vaya haciendo.
Rehogamos continuamente para evitar que se nos queme la piel.
Dejamos unos 15 minutos, sacamos y reservamos.
Cuando esté frío lo trituramos con la batidora o un robot de cocina.
Reservamos.

Preparamos el chocolate
En un cazo echamos el agua y el chocolate troceado a fuego medio alto.
Damos vueltas continuamente hasta que se vaya diluyendo.
Jugamos con el cazo retirándolo del fuego cuando esté caliente y seguimos moviendo hasta que las onzas estén disueltas.
Apagamos el fuego y retiramos.
Incorporamos la naranja que tenemos triturada, mezclamos bien y reservamos.

Montamos el pastelito
Abrimos los hojaldres por la mitad.
Sobre la parte de abajo rellenamos con una cucharilla de chocolate y cerramos.
Finalizamos espolvoreando los pastelitos con azúcar glass y a la mesa.
Espero que os gusten.

Guiso de cabrito con champiñones

Guiso de cabrito. Es muy curioso la mala leche que se desprende de los significados del cabrito y sin embargo, si nos centramos en el noble arte del yantar…, es tomar al noble animal (cuya madre tampoco goza de buena fama) … y la verdad que entre fogones nos lo pone bien fácil para preparar maravillosos platos que son un deleite … un dicho entre “cocinillas” es:  que para conseguir con él un plato espectacular simplemente necesitamos un horno bien caliente, sal y agua …pero hoy nos hemos inclinado por hacer un buen guiso y acompañado con unos champiñones, el resultado ha sido espectacular.
Un guiso que hemos elaborado, evitando utilizar mucha aceite para que no salga una receta saludable.
Y así ha sido, ligero, sabroso y como siempre con pena al acabar el plato.
Si os apetece dar cuenta de un pequeño “cabrón” aquí os dejo tanto los ingredientes como la elaboración, toca abrocharse los delantales y empezamos.

INGREDIENTES (4 raciones): 1/2 cabrito troceado, 1 copa de txakolí o vino blanco, agua, sal, aceite, 1/2 kg de champiñones, perejil, ajo y pimienta negra recién molida.

ELABORACION
Preparamos el cabrito
Preparamos los trozos de cabrito, que podemos mandarle al carnicero que nos los trocee para que nos sea más sencillo y los sazonamos bien.
En una sartén bien caliente, echamos un chorrete de aceite y vamos pasando todos los trozos, marcando por todos los lados para que nos aguante bien los jugos dentro y nos quede más sabroso.
(Marcar no nos debe de llevar más de 3 ó 4 minutos cada sartenada).
Los trozos los vamos dejando en la cazuela y cuando tengamos todo marcado, rociamos con el chacolí y dejamos 2 minutos para que se evapore, rectificamos de sal, pimienta negra al gusto, echamos agua hasta casi cubrir la carne y calentamos a fuego medio alto.
Removemos el cabrito y cuando esté a punto de romper a hervir bajamos a fuego medio y dejamos cocer unos 40 minutos.

Preparamos los champiñones
Mientras en una sartén bien caliente echamos 1 par de cucharadas de aceite y seguido añadimos los champiñones limpios y cortamos por la mitad.
Salpimentamos, espolvoreamos con ajo, perejil y rehogamos constantemente durante 3 minutos.
Bajamos a fuego medio y dejamos que se vayan haciendo durante unos 15 minutos.
Probamos si están a nuestro gusto y los reservamos para echar al guiso del cabrito.

Preparamos el guiso
Incorporamos a la cazuela del cabrito los champiñones y removemos bien.
Probamos y rectificamos de sal y pimienta si es necesario.
Dejamos el guiso a fuego medio durante unos 3 minutos y si la carne del cabrito está blandita, apagamos y dejamos que repose.
Es recomendable como en todos los guiso que repose al menos una hora antes de pasar por el plato.
Si lo hacemos por la noche y lo comemos al día siguiente el resultado es aún más espectacular.
Lo servimos con una ensalada verde y tenemos el almuerzo completo.  Espero que os gusten.

Bolitas de rosquilla

Bolitas de rosquilla. Si preparáis esta receta sugiero antes de ponerse a hacer la masa, conseguir una lata para para según las tengamos “escurridas”, espolvoreadas de azúcar y apartada una ración para probarlas,… con el resto las guardamos en la caja, cerramos y las escondemos a cal y canto para evitar tentaciones porque detrás de ese aspecto rústico se esconden unos bocados deliciosos.
Bolitas de rosquilla…, a por ellas!!! … preparamos los ingredientes, … por supuesto ya con el delantal puesto… y empezamos.
INGREDIENTES: 350 g de harina de repostería,  2 cucharaditas de levadura tipo Royal, 100 g de azúcar, 1 cucharadita de vainilla (o anís, o ron, o el aroma que más os guste), 2 huevos, 1 pizca de sal y 100 g de mantequilla blandita. Para freír: aceite de oliva.  Para espolvorear:  azúcar glass.

ELABORACION:
En un bol echamos la harina, la levadura y la mezclamos.
Añadimos el resto de ingredientes y amasamos hasta conseguir que la masa esté espesa y todo los componentes estén bien unidos, con una textura como el de las rosquillas.
Si tenemos un robot de cocina empezaremos a amasar primero a velocidad baja y a medida que se vayan integrando los ingredientes subimos la velocidad hasta conseguir una masa compacta.
Una vez tenemos la masa lista, hacemos una bola con ella, la cubrimos con film y la guardamos en la nevera una media hora.
En una sartén alta o en un cazo echamos abundante aceite y calentamos a temperatura media alta.
Sacamos la masa del frigorífico y con una cucharilla vamos sacando pellizcos y con las manos untadas con un poco de harina vamos formando las bolitas.
Echamos las bolitas al cazo para que se vayan friendo (hay que tener en cuenta que crecen bastante por lo que tenemos que freír pocas cada vez).
Al principio se quedan en el fondo del cazo, pero enseguida salen a flote  y cuando están doradas sacamos y dejamos sobre papel de cocina para que desengrasen.
Por último, las espolvoreamos con azúcar glass y ya podéis empezar con esta dulce adicción.
Espero que os gusten.

Costillas de cerdo al horno en costra

Costillas de cerdo al horno. Hoy tocaba cerdo, ése animalillo rosa y chato que nos deleita hasta con sus andares  … a la plancha, frito o ensartado (estoy imaginando unos chorizos deliciosos o unas sabrosas morcillas) … o al horno y … como había que elegir, hoy con unas costillas espectaculares nos hemos decidido por asarlas con una costra crujiente y estoy convencida que cuando lleguen a la mesas nos vamos a chupar hasta los dedos.
La receta es bien sencilla, ahora si os parece vamos a preparar los ingredientes y según tengáis el delantal puesto, empezamos.

INGREDIENTES:
1 Costilla de cerdo, 2 cebollas, 1oo g pan rallado, 2 dientes de ajo, 2 ramos de perejil, 1/2 cebolleta, 1 cucharada de pimentón (dulce o picante), pimienta negra (al gusto), sal y 1 copita de vino blanco.

ELABORACION
Preparamos la costra:

Picamos los dientes de ajo, el perejil, la cebolleta y lo incorporamos a un bol con el pan rallado.
Añadimos el pimentón, la pimienta negra recién molida, la sal y removemos bien todo.
(si tenemos un robot podemos triturar todos los ingrediente).
Echamos la mezcla en una bolsa y reservamos.

Preparamos la carne:
Cortamos las costillas y las incorporamos en la bolsa que tenemos reservada.
Removemos bien las costillas para que se impregnen bien de nuestra mezcla.
Guardamos la bolsa bien cerrada con la carne en la nevera durante al menos 1 hora.

Preparamos el horno.
Precalentamos el horno a 200º.
Fileteamos la cebolla, la colocamos en la bandeja y metemos en el horno durante 5 minutos.
Sacamos y vamos colocando encima los trozos de costilla.
El sobrante de la mezcla lo echamos por encima.
Rectificamos de sal y horneamos durante 20 minutos.
Sacamos, damos la vuelta a las costillas y metemos de nuevo al horno durante otros 15 minutos.
Miramos como va nuestro asado, pinchamos la carne para ver que está a nuestro gusto, rociamos con el vino blanco y dejamos de nuevo asando con el grill durante 5 minutos más.
Sacamos y a la mesa.
Con una ensalada verde un almuerzo perfecto.  Espero que os gusten.