Tosta de sardinillas con crema de gazpacho

Tosta de plata. Despertamos este fin de semana con unas sardinitas plateadas que han varado en mis fogones posiblemente empujadas por una monumental ciclogénesis que aunque parezca en principio un capítulo del antiguo testamento en lenguaje coloquial es que está haciendo un tiempo de los de quedarse en casa, pillar cuadrante en el sofá, hacerse fuerte con el mando de la TV y a relajarse. Por mi parte, sólo me queda comentar que según hemos oído que estamos en alerta naranja, juro que he notado como temblaban mis fogones …,  pues saben que si toca “weekend casero” van a acabar echando humo. Dado este panorama, sugiero para hacer frente a […]

Sardinas marinadas con guinda de puerro y guindillón

En esta casa celebramos la fiesta de la sardina para iniciar los días de carnaval.  Somos de temperamento alegre así que pasamos de entierros y preparamos unas sardinas marinadas con unos buenos zumos y una guindilla para darle todavía un plus más de alegría. Necesitamos que nuestros peces pierdan la cabeza y también las escamas y por supuesto las tripas y además no las dejamos ni una espina. Ya bien limpitas y con el zumo, las ponemos a macerar 24 horas en el frigorífico y esperamos hasta el día siguiente para emplatarlas. Bueno, anticipémonos al inicio del carnaval y preparemos este plato delicioso. Animo a todo el mundo a colocarse […]

Ensalada de sardinas con tomate, cebolleta y encurtidos

Si te gustan las sardinas y no encuentras la ocasión para abrirte una latita a media tarde, toma buena nota porque hoy presentamos una ensalada con estas plateadas que te va a encantar. Recuerdo la época que aún calzaba medias hasta las rodillas y siempre, en mi casa ante la llegada inesperada de una visita, era recurrente echar mano de estas espinadas.  La mesa se aviaba rápidamente con chorizo, jamón, queso, alguna lata de sardinas o anchoas en aceite y pan como para una boda, … éso,  si entre los “bienllegados” nos visitaban hombres, porque si se trataba sólo de señoras, se sacaban las pastas surtidas y ese mítico anís del mono […]