Tosta con crema de pimientos del piquillo, lomo ibérico y yema de huevo

Share Button

Tosta de crema de pimientos del piquillo con lomo ibérico_FotorMaravillosa propuesta para engalanar a nuestra tosta de la mano del primo ibérico de la Peggy que viene muy bien acompañada por los pimientos más parlanchines. Antes de entrar en faena, confieso que me han vuelto un poco loca con tanto cotorreo, pero al final han conseguido emocionarme cuando tras encontrarse con la cebolla roja y la chalota se han echado a llorar. Tras este momento plañidero,  luego en la sartén como profesionales lo han dado todo y nos ha quedado una crema deliciosa que ya empiezo a untar a la tosta para recibir al ibérico como se merece. No puedo terminar sin señalar la intervención en esta receta del huevo, que ha querido saltar a escena dejando a “la Clara “en el plato, consolándose con Peggy y se ha subido a la tosta acomodando bien su yema en el medio. Como detalle folclórico el lomo lo hemos recortado junto con algunos pimientos en topitos, lunares para los que no estén habituados al mundo del diseño y tras pasarlos por la sartén han salido con un brillo que a esta tosta da gloria verla. Si os apetece meter en cintura a esta cinta de lomo, no lo penséis ni un minuto más, sacar las armas de degustación masiva y con el delantal bien puesto, empezamos. ELABORACION Tosta de crema de pimientos y lomo iingredientes_Fotor Preparamos la crema Ponemos la sartén a calentar, echamos un poquito de aceite y enseguida incorporamos la cebolla y la chalota bien picada. Según empiece a dorarse, bajamos el fuego e incorporamos el ajo. Removemos bien todo y que se vaya haciendo poco a poco. En cinco minutos, incorporamos los pimientos cortados en tiras y mezclamos bien. Vertemos unas 2/3 cucharadas soperas del caldo de los pimientos, un toque de pimienta, sal y dejamos que se vaya reduciendo la salsa poco a poco. En unos 10/12 minutos más sacamos, pasamos por la batidora y reservamos. Si nos ha quedado la crema muy líquida incorporamos un poco de miga de pan, si por el contrario está muy espesa, vertemos un poquito del caldo de los pimientos y vamos batiendo hasta que nos quede a nuestro gusto. Cortamos el lomo y el pimiento (en nuestro caso en circulitos) y freímos todo en la sartén con cuidado para qué nos quede sobre todo el pimiento bien bonito. Vamos colocando encima de la tosta y sin más dilación nos mentalizamos para el primer envite. Tremenda experiencia, muy positiva, volvemos a la tosta y así a mordiscos hasta que no quede ni una miga. Fieles a los principios del tragón, damos las gracias por siempre y en este mismo fogón a la cocinera (aquí he tenido que abrazarme), a Peggy por tener un novio tan soberbio, al bote de pimientos que ha recibido un “pico” muy especial, a Clarita que se quedó sin yema … por los siglos, de los siglos, amén Espero que os guste. Tosta de pimientos de piquillo y lomoTosta de crema de pimientos del piquillo con lomo ibérico y yemaTosta de picoteo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *